Mes: octubre 2019

Categories: Sin categoría

VIDA ÚTIL DE UNA LLANTA:

Si tienen un buen cuidado, los neumáticos pueden proporcionar un rendimiento adecuado durante un tiempo considerable. Si el vehículo ya no responde como solía hacerlo o vibra más de la cuenta es posible que sea necesario sustituirlos.

No hay forma exacta de saber cuánto durará un neumático, podemos tener en cuenta algunos factores que prolongarán la vida útil y el kilometraje de una llanta.

Su diseño, los hábitos del conductor, el clima, las condiciones de las vías de circulación y la manera en que se cuidan son algunas de las variables que harán que podamos utilizarlas por más tiempo.

¿CADA CUÁNTO TIEMPO SE CAMBIAN LAS LLANTAS?

Tenemos que fijarnos en dos cuestiones: la profundidad del labrado de las bandas de rodadura centrales y la salud del caucho en sí.

Principalmente una llanta debe tener una profundidad igual o superior a 1,6 milímetros en los dibujos del caucho. Llegar a ese punto de profundidad va a depender de ciertos factores, que a su vez cambian en función del tipo de vehículo.

Para conseguir una vida media de las cuatro ruedas que ronde los 60.000 km, es necesario acudir a un especialista que realice la rotación de los neumáticos, es decir, que pase los dos de adelante atrás y viceversa

En el caso de los neumáticos con compuestos más duros, se puede llegar a alcanzar hasta 50.000 kilómetros de rodaje en el eje delantero con un uso donde haya mucha autopista y una conducción más suave que deportiva. Como en el eje trasero suelen durar más, al efectuar la rotación se puede llegar hasta los 80.000 kilómetros de duración.

No hay forma exacta de saber cuánto durará un neumático, podemos tener en cuenta algunos factores que prolongarán la vida útil y el kilometraje de una llanta.

Su diseño, los hábitos del conductor, el clima, las condiciones de las vías de circulación y la manera en que se cuidan son algunas de las variables que harán que podamos utilizarlas por más tiempo.

¿QUÉ DEBES TENER EN CUENTA PARA CAMBIAR LOS NEUMÁTICOS?

Hay una serie de especificaciones que debemos tener en cuenta a la hora de reemplazar los neumáticos del auto. Algo clave es que los nuevos sean del mismo tamaño recomendado por el fabricante del vehículo.

Para poder saber cuál es la dimensión exacta del neumático adecuado, debemos revisar la información en el manual de propietario del vehículo, que se encuentra en la guantera o en la etiqueta de información adherida en la puerta del conductor.

Por lo general, esos elementos contienen toda la información relacionada con el tamaño del neumático y especificaciones como la presión de inflado adecuada. Los neumáticos deben cambiarse siempre por otros de idéntica designación de tamaño, o alternativas aprobadas, según lo recomienda el fabricante del vehículo.

No hay forma exacta de saber cuánto durará un neumático, podemos tener en cuenta algunos factores que prolongarán la vida útil y el kilometraje de una llanta.

Su diseño, los hábitos del conductor, el clima, las condiciones de las vías de circulación y la manera en que se cuidan son algunas de las variables que harán que podamos utilizarlas por más tiempo.

¿CÓMO CUIDAR TUS NEUMÁTICOS?

Una rueda con la presión inadecuada, con distinto nivel de desgaste, lisa, con chichones o a la que se le puede ver la tela de acero que se encuentra en su interior podría causar una tragedia. Por eso es fundamental cuidar adecuadamente los neumáticos.

La duración de los neumáticos en parte depende de la forma de conducción. La primera forma de cuidarlos es circular a la velocidad reglamentaria, evitando frenazos intensos y reduciendo la marcha antes de entrar en curvas

Otro consejo que siempre entregan los conocedores para conservar en buen estado los neumáticos es el de mantener el vehículo bien alineado. Un mal alineado disminuye el rendimiento de los neumáticos y provoca un desgaste disparejo en los mismos.

Por otro lado, también debemos recordar que el caucho se endurece con el paso del tiempo y que sus propiedades originales, como la elasticidad y la adherencia, se degradan.

Resumiendo, podríamos decir que hay varios factores que inciden en la duración de la vida útil de una llanta:

Factores físicos:

  • Antigüedad
  • Desgaste y daños
  • Condiciones de las calles
  • Huecos, piedras, obstáculos, objetos afilados

 

 

Factores climáticos:

  • Temperaturas extremas
  • Lluvias, nieve y heladas
  • Aceite, grasa y otros productos químicos
  • Intensa luz solar

 

Factores humanos (hábitos de conducción):

  • Manejar a alta velocidad
  • Arrancar y frenar de golpe
  • Manejar en calles dañadas
  • No consultar a un profesional frente a algún cambio producido

¿CÓMO ELEGIR LOS NEUMÁTICOS ADECUADOS PARA TU VEHÍCULO?

A la hora de elegir una nueva llanta, ya sea porque la hemos usado los kilómetros recomendados o porque está muy gastada o se rompió irremediablemente, nos encontramos con una amplia oferta en el mercado. El problema es que no todos los neumáticos se ajustan a las demandas de nuestro carro. Por eso debemos reconocer cuál es el apropiado para nosotros.

En los costados del neumático hay información normalizada que debe ser usada para obtener el mejor desempeño del mismo. Muchas son representadas por códigos debido al limitado espacio disponible y otras suelen estar en inglés, debido a las exigencias de exportación para atender a las normas internacionales.

Debes revisar:

  • Marca del fabricante
  • Tipo de neumático y modelo comercial
  • Medida de la llanta: por ejemplo, para una llanta de carro puedes leer 185/65R14. Esto es: 185 hace referencia al ancho de sección en milímetros; 65 es la serie técnica (relación entre la altura y el ancho); 14 es el diámetro nominal interno del neumático y del aro en pulgadas.
  • Fecha de fabricación (semana/año).
  • Índice de carga y velocidad.

Como conclusión, podríamos decir que los fabricantes nos indican un máximo de durabilidad de una llanta, algo derivado del tiempo y la profundidad de los dibujos en el caucho. Pero, si queremos llegar a conseguir esa duración de los neumáticos, el auto debe gozar de una buena salud mecánica, pasando las revisiones de rigor, como el cambio de aceite y filtro. Por otro lado, hay que efectuar con regularidad un alineado para evitar un desgaste anómalo, y debemos conducir siempre con cuidado y suavemente. Cuando vayas a preparar el auto para salir a la ruta, ten en cuenta estos consejos.

143